LAS BESTIAS DE VELÁSQUEZ – Carlos Castillo Quintero

 

Picasso │Fauno, caballo y pájaro, 1936

Por: Carlos Castillo Quintero

Hace doce años, en el mes de marzo de 1996, Guillermo Velásquez Forero publicó un libro que desde varias perspectivas resultaba extraño. Su autor, a pesar de haber recibido algo más de diez premios literarios, hasta ese momento había permanecido inédito. La editorial, Ornitorrinco Ediciones, no existía y con el paso de los años nos hemos dado cuenta de que solamente existió para publicar Luz de fuga, el libro al cual hago referencia. La temática trataba de tiranos y asesinos y los desaparecidos luchaban –y luchan– por recobrar su rostro en cada página dejando entrever la vocación de suicida de su autor. Pero lo más extraño del libro era su género que en la carátula del mismo se anuncia como Minicuentos. Sí, en ese libro Guillermo Velásquez Forero publicó 150 minicuentos erigiéndose como el primer escritor colombiano que elegía este género literario como el fin de su obra. ¿Y qué es el minicuento? Para entonces no muchos podían responder a esa pregunta. Esta publicación, sin embargo, tenía antecedentes:

En el diario La Tierra, durante la década de los 80, Guillermo Velásquez había estado publicando textos literarios y periodísticos, logrando captar una masa de lectores que semana a semana lo seguía sin que sorprendiera a nadie que en la Loma de los ahorcados, su columna, arremetiera sin concesiones contra los corruptos, los ineptos, los ladrones y otras especies conexas. Porque eso ha sido Guillermo Velásquez, una voz independiente y libre, que escribe lo que su conciencia le exige.

Por esos mismos años, en 1987, en la Revista Rapsoda de Arte y Literatura publicó Guillermo una breve Teoría del minicuento que acompañó con diez de sus textos que conformaban un Bestiario, que a mi modo de ver es el antecedente directo de La bestia divina, su nuevo libro. Muchas de las bestias de entonces luego hicieron parte de Luz de fuga, otras andan refundidas en periódicos y revistas literarias, otras seguramente habrán sucumbido a la exigencia de calidad que les impone su autor y otras, con renovada piel, de seguro han sido divinizadas.

En La bestia divina Velásquez Forero entrega a sus lectores 80 nuevas miniaturas literarias, pues se trata de un libro compuesto por textos que no superan la media página inscribiéndose así en los cánones más estrictos que los académicos fijan hoy para este nuevo género.

Las bestias que recorren estas páginas son más bien tristes, con lo que se acercan a esas otras, a las bestias humanas, que gimen esclavizadas por la “grieta divina del sexo”. Este libro alberga desde burras bonitas y casquivanas, yeguas indómitas, unicornios, gatas encantadas, ángeles cabrones, hasta dragones de papel que inauguran la magia en las manos de un niño y sobrevuelan el paraíso. 

Con este nuevo libro Guillermo Velásquez Forero se consolida como uno de los escritores de minificción más importantes de Colombia y de Latinoamérica, recreando en La bestia divina una de las siete tipologías que para la Minificción estableciera el académico mexicano Lauro Zabala. Esta tipología es la de los Bestiarios fantásticos, especificidad genérica de la minificción inscrita en la mejor tradición hispanoamericana y que ha sido tratada por escritores como Jorge Luis Borges, Juan José Arreola, Julio Cortázar y Augusto Monterroso, es decir, por los autores más representativos del género.

Esa es la casta a la que pertenece Guillermo Velásquez Forero y así lo han entendido los lectores y la crítica especializada. No en vano este autor ha sido incluido, en los últimos años, en las antologías de minificción más importantes de Colombia, en la separata especial de minificción publicada por la Revista Quimera de España, en la Antología Nosotras, Vosotras y Ellas de Raúl Brasca en Argentina, y en otras publicaciones de las que apenas vamos teniendo noticia.

Quiero recordar hoy al hombre de letras, crítico, creador, y promotor literario Ignacio Ramírez, quien hace algo más de una década publicó en las Lecturas Dominicales de El Tiempo que uno de los diez libros que se llevaría al exilio en una isla desierta sería Luz de fuga, el libro de minicuentos de Guillermo Velásquez Forero. Este año Ignacio Ramírez ha muerto. Si hubiese tenido en sus manos un ejemplar de La bestia divina, el nuevo libro de Guillermo, seguramente lo hubiese elegido como uno de los que se llevaría para su exilio en las praderas del cielo.

Así, les auguro un placentero viaje de papel a estas bestias divinas y a sus lectores. 

Bogotá, mayo de 2008

 

LA BESTIA DIVINA
ISBN: 978-958-9827093
Editorial Gobernación de Boyacá
Guillermo Velásquez Forero
Fecha publicación: 2008-01-30
94 páginas

ARTÍCULOS RELACIONADOS

Derechos reservados
© Guillermo Velásquez Forero

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *