AÚN HAY MÁS

Al escritor René Rebetez,

En memoria

 

En el Jardín del Caribe –así llamaban a la isla Providencia y Santa Catalina–, al fin hallé esa página de mármol arrullada por el verdor perenne de la hierba, a la orilla de la inquieta eternidad del mar. En medio de la plácida e infinita soledad, en ese paraíso triste, pero bello y rodeado de silencio azul, él, que era inmortal, figuraba como muerto. Su hermético, misterioso y prometedor epitafio decía: “Aún hay más”. Se sospecha que esa muerte era otra de sus creaciones fantásticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *