Fuimos una isla bajo la luna

Somos el viaje que imaginamos.

En la lejanía de un cielo desconocido

nos entregamos a los oficios del amor

para festejar la noche de la isla

mientras el viento brama,

se azota y danza con las palmeras;

y el mar enloquecido por la luna

estalla contra las rocas

y salta hecho trizas de espuma

y esquirlas de eternidad en el aire.

En las islas de Providencia y Santa Catalina

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Una idea sobre “Fuimos una isla bajo la luna”