Aterrizaje

Abrió los ojos y vio el mundo, se sintió sola, y cerró sus manitas, armando sus tiernos y pequeños puños, para protegerse agarrándose de sí misma. Quedó en evidencia que era mujer. Hacía siete días había llegado al planeta tierra.

AÚN HAY MÁS

Al escritor René Rebetez, En memoria   En el Jardín del Caribe –así llamaban a la isla Providencia y Santa Catalina–, al […]